Shelleystein

Shelleystein es un dispositivo movil equipado con un sistema audiovisual.

Nacido como engendro del Museo Oral de la Revolución (proyecto de los alumnos del PEI – MACBA bajo la tutela de Beatriz Preciado), surge la propuesta Learning from Shelleystein,  con el propósito inicial de enunciar manifiestos enterrados y olvidados, esenciales para la visibilización de las heridas urbanas, este dispositivo monstruoso evoluciona para recorrer las calles recolectando miedos y deseos, acercándose los puntos focales de donde nace lo urbano.

0011taller1418

Desarrollo técnico

Este proyecto consiste en movilizar y activar un dispositivo móvil que se despliega en los siguientes ejes:

-Se trata de una cabina movil, hecho de materiales reciclados y de bajo coste.

Se complementa con un sistema audiovisual, una tablet con cámara, y un equipo de sonido con 4 pantallas amplificadas. la cabina movil/Shellystein se desplazará por diferentes recorridos ya estudiados en la ciudad de Bcn, donde por un lado, se reproducirán en espacios públicos, en volumen alto al exterior, los enunciados, y por otro lado servirá como lugar para grabar y archivar los discursos de los participantes.  Esto nos va a permitir crear un archivo de miedos urbanos de diferentes agentes.

-Es un dispositivo móvil en continua transformación. La parte visual y material del proyecto Learning from Shelleystein es un receptáculo con ruedas pintado  que pasea por la ciudad y contamina los espacios con los discursos y miedos que provienen de otros lugares. Es una redefinición constante de sí mismo puesto que, como mutante, no se adhiere a una identidad única.

-Colaboraciones/ Acontecimientos. En su recorrido Shelleystein pretende incorporar visitas y colaboraciones a distintas instituciones, personas, colectivos de la ciudad  discursos contrahegemónicos referentes a la ciudad mediante su creatividad performática (radio, música, performance). Junto con ellos, Shelleystein pretende agitar y transformar desde el acontecimiento y la arquitectura sonora.

esquemas shelley

Con estos mecanismos Shelleystein se impregna de lo terrible y parasita las fronteras físicas y conceptuales, las contamina y pretende desorientar los límites bajo los que se regenta la ciudad. Símbolo de lo gótico como herencia de la literatura del XIX, la monstruosidad se erige como emotividad desbordante y como modelo disfuncional para el racionalismo y el higienismo urbano.

Shelleystein es un dispositivo móvil, de bajo presupuesto construido a partir de elementos reciclados. Construido como cabina con espacio para una persona en su interior, aislada visualmente del exterior. Equipada con una tablet, cascos y micrófono, desde el interior funciona como estudio de grabación de los testimonios o como estación de escucha y visionado individual de los documentos que va recogiendo sobre las ciudades fantasma.

El colectivo Otrespace utiliza la sonoridad y la visualidad de lo invisibilizado para ocupar el espacio y transformarlo en otro. El monstruo Shelleystein irá visitando puntos focales de la ciudad fantasma y engullendo mediante este sistema de grabación sus saberes, que quedarán acumulados y yuxtapuestos en su interior. Este archivo irá creciendo y transformándose. Podrá ser escuchado de forma individual desde su interior o hacerse sonar mediante un juego de cuatro pantallas de sonido al exterior en distintas intervenciones urbanas. Esto construirá la ciudad monstruo.